Madera vs Ladrillo

En las películas norteamericanas todos viven en casas –casi todos– y todas las casas son de madera. ¿Pero es que allí no conocen el ladrillo? Aunque ellos podrían decir que en España todos las casas son de hormigón y ladrillo, y preguntarse si es que aquí no conocemos la madera.

La madera es un material ecológico, con propiedades bioclimáticas y bajas emisiones contaminantes que, sin embargo, apenas es utilizado para la construcción de viviendas en España, donde se ha apostado por ladrillo, cemento y hormigón. En cambio, en los Estados Unidos, donde huracanes, tornados e incendios son muy habituales, se procura no emplear elementos pesados, resistentes y duraderos. Las razones que explican planteamiento tan diferentes para construir son más.

Razones climáticas

Estados Unidos: Es un país rico en bosques. La madera es el material más barato de conseguir y más fácil de trabajar. Además, es un país que casi es un continente, por lo que el transporte puede encarecer cualquier producto. Llevar hormigón y ladrillos hasta, por ejemplo, las localidades del medio oeste, donde no hay una gran industria de otros materiales de construcción, resulta muy caro.

España: Nuestro país sufre de deforestación desde hace siglos y, sin embargo, la abundancia de terrenos arcillosos ha facilitado un uso generalizado del ladrillo por ser barato y resistente. El cemento y el hormigón han sido el complemento natural de ese material básico. Su alta producción los ha hecho más asequibles.

Razones culturales

Estados Unidos: Existe una tendencia histórica a la movilidad geográfica entre los norteamericanos. No suelen concebir un hogar para toda la vida, sino varios. Es una de las razones por las que el 35% de la población vive de alquiler. Además, muchos propietarios prefieren casas más baratas que no les hipotequen demasiados años y que no tengan que resistir en pie para acoger a las siguientes generaciones.

España: La movilidad es menor, al igual que el apego a las raíces. Esto no ocurre solo en el núcleo urbano sino, incluso, hay mucho apego al barrio de toda la vida. Igualmente, la adquisición de una vivienda que permanezca en el tiempo se convierte en la gran inversión de futuro, de la cual también se beneficiarán los hijos.

css.php